Anorexia y Bulimia: síntomas y diferencias

Anorexia y Bulimia: síntomas y diferencias post image

Trastorno alimenticio: Anorexia y bulimia

La bulimia y anorexia son trastornos de la alimentación de origen neurótico, graves y potencialmente mortales si no se tratan a tiempo.

Dentro de la enfermedad,  las primeras señales que indican que algo no funciona bien, aparecen en los adolescentes de entre 15 y 17 años. Es común que un caso que comenzó como anorexia a esa edad, termine en un cuadro de bulimia a los 18 o 20 años cuando la persona toma conciencia de la enfermedad.

La diferencia entre una persona que cuida su cuerpo y come de manera saludable, y una persona que está enferma por la comida, radica en el tiempo que dedica por día al tema.


Tanto los jóvenes que padecen de bulimia como de anorexia viven “obsesionados” con su peso. Toda su vida gira en torno a lo que comieron, a los ejercicios que hicieron, al peso con el que se levantaron y al peso con el que se fueron a dormir. Ésto ocurre a tal extremo que llegan a desarrollar un lenguaje oculto que sólo ellos pueden descifrar.

Algunas de las jóvenes llegan a pensar que son lesbianas porque pasaban todo el día mirando el cuerpo de otras mujeres. Cuando van por la calle se dedican a mirar todos los cuerpos que las rodean y a calcular el peso de cada uno de éstos.


La vida de un sujeto con esta patología gira en torno a la misma (anorexia y

contra la anorexia y la bulimia

No a la anorexia y la bulimia

bulimia). Gira en torno a lograr desarrollar un lenguaje que les permita sentirse mejor, que les permita no pensar en el peso ni en su apariencia; pero por el contrario, con todas estas técnicas lo único que logran es alimentar esta obsesión.

Síntomas generales

  • Dejan de ir a lugares donde saben que va a haber comida
  • Relizan varias horas diarias de ejercicio físico
  • Dejan de comer en público (en el caso delas búlimicas, puede pasar que a altas horas de la noche arrasan con todo lo que tienen en su heladera)
  • Toman diuréticos y laxantes para expulsar todo lo que comieron.
  • Pueden mirarse en cada espejo o vidrio que hay en la calle sin lograr verse tal cual son
  • Buscan diferentes formas de sentarse para disimular la ”gordura” de sus piernas
  • Desarrolan mecanismos para facilitar el vómito
  • Tienen una distorsión real de su esquema corporal
  • Son personas con una muy baja autoestima
  • Viven una constante lucha interior, ya que tienen terror a engordar y convertirse en personas obesas
  • Se automutilan al sentirse angustiados o ante cualquier situacion estresante
  • Generalmente presentan cuadros depresivos
  • Presentan fatiga física y emocional
  • Son personas inseguras de si mismas
  • Tienen poca autoconfianza
  • Son personas obsesivas
  • Son perfeccionistas y frecuentemente pesimistas
  • Presentan sentimientos compulsivos: ira, ansiedad, aburrimiento, irritabilidad
  • Frecuentemente presentan cambios de humor y padecen ataques de pánico

    Anorexia y bulimia...Obsesión por el cuerpo

    Anorexia y bulimia…Obsesión por el cuerpo

Parafraseando a Ana María Foseh diríamos que la ausencia de apetito no tiene que ver con la comida, sino con la vida, el deseo de la vida. Dicho apetito puede llevar en algunos casos a la muerte.

Las personas anorexica y bulimicas llevan una vida de mentiras. Viven inventando excusas para no sentarse a la mesa y evitar comer delante de las personas.

Anorexia

Etimológicamente anorexia quiere decir “falta de apetito”. Sin embargo, la explicación científica de esta enfermedad indica que las personas que la padecen no pierden las ganas de comer sino, que por el contrario, logran un “control estricto” sobre todos los alimentos que ingieren.

La personalidad de un anoréxico tiene rasgos muy marcados que se repiten en cada caso. Las personas anoréxicas tienen una disciplina ejemplar. Son personas exigentes y estrictas en todo lo que hacen. Para poder llegar al peso que quieren, llevan adelante conductas “restrictivas”. Dejan de comer por mucho tiempo, realizan actividades físicas y tienen conductas purgativas a través del vómito de la comida, de laxantes o diuréticos.

En la mayoría de los casos, la anorexia no genera un sentimiento de culpa. Los anoréxicos no son conscientes del mal que se están causando. Un síntoma claro en las mujeres, además del descenso de peso, es la ausencia de la menstruación.

Padcer anorexia no quiere decir que no se tenga hambre. Solo que no comen, pero tiene hambre, además tiene un peso bajo importante, un índice de masa bastante más abajo de lo normal. Muchas veces les aparece una piel diferente, se les cae el pelo y se les quiebran las uñas.

Se ha comprobado que cada tres personas con bulimia hay una con anorexia.

Bulimia

La vida del bulímico es bastante diferente a la del anoréxico. Vive con una culpa permanente por lo que come y por lo que hace para expulsarlo. Puede pasar varias horas sin comer, y después ingerir toda la comida que encuentre cuando nadie lo vea. En la mayoría de los casos son conscientes de que tienen una enfermedad. Su peso generalmente es normal pero con altibajos. Tienen etapas en las que engordan y otras en las que adelgazan.

Estos sujetos, cuando se miran al espejo se ven gordos aunque no lo sean; no logran ver su cuerpo tal cual es, a tal punto que si deben pasar entre dos objetos, lo más probable es que las separen demasiado los objetos para poder pasar, ya que de verdad creen que ése es el espacio que necesita su cuerpo. Son capaces de hacer cualquier cosa para que los alimentos que comieron no afecten su peso.

Un 70% de los casos que se registran de bulimia están asociados a depresiones severas. Además, generalmente presentan cambios de humor muy marcados. La culpa los lleva a no querer estar entre otras personas. No quieren salir porque se ven gordos y son inconstantes en todo lo que hacen.

En la mayoría de los casos las personas bulímicas tienen las glándulas parótidas inflamadas, algunos presentan los nudillos lastimados de meterse la mano en boca para generar el vómito, tienen muchas caries (hasta llegan a perder piezas dentales), el pelo pierde fuerza y toman mucha agua.

Cabe remarcar que a diferencia de las personas anorexicas, las bulímicas no adelgazan por no comer.

Comen, engordan, vomitan y viven un infierno porque esconden comida, porque se compran dulces a escondidas y porque se hacen trampas en la dieta que estan haciendo. Muchas veces empezaron una dieta y no la pudieron cumplir entonces se murieron de hambre todo el día, llegó la noche se atraconeó, se comió toda la heladera, vomitó, se sintió mal, y empezó la dieta de nuevo; realmente viven en una constante lucha iterna.

La bulimia es mucho más comunicativa que la  anorexia, la anoréxica puede  hacer mucho ejercicio ejercicio físico, es como muy aislada, como muy perfecta, muy distante. En cambio entras a un cuarto de una bulímica y es esa chica desordenada; así es su vida y así tiene la cabeza.

Fuente de la imagen: estebanviso.com

Puedes dejar un comentario a continuación: