Ataque de pánico: causas, síntomas y tratamiento

Ataque de pánico: causas, síntomas y tratamiento post image

Episodio de ataque de pánico

El ataque de pánico es la aparición súbita de una intensa aprensión o miedo que se produce sin una causa aparente. El mismo plantea síntomas que tienen que ver con lo somático.

Es como una descarga a nivel corporal totalmente desorganizada. Hay algo que no puede transformarse en conflicto que se traslada directamente al cuerpo.

El ataque de pánico puede ocurrir una sola vez o en reiteradas ocasiones.


Los ataques de pánico recurrentes suceden por una causa especifica, por ejemplo si cada vez que pasamos por X lugar tenemos un ataque de pánico, puede que ese lugar sea la causa por la que nos sucede reiteradas veces en el mismo sitio. Desde ese punto partirá el analista para lograr llegar al foco del ataque de pánico.

Los ataques de pánico pueden ocurrir tanto en niños como los adultos y pueden ocurrir estando despiertos o dormidos. Las personas que padecen ataques de pánico presentan síntomas similares, los cuales también aparecen ante situaciones de amenaza, por ejemplo si se apareciera un león, pero la diferencia es que en el ataque de pánico aparecen los mismos síntomas sin que aparezca el león es decir, algo amenazante o algo que lo genere.

 

 

Aparece también una expectativa ansiosa, es decir, la sensación de que algo malo va a pasar. Es algo que no tiene forma, que no está fijada a ningún objeto; cuando se produce la fijación a un objeto aparece la fobia.

Ataque de pánico

Ataque de pánico

Causas

Aún no se han encontrado causas exactas por las que ocurre el ataque de pánico. Según se ha investigado, los ataques de pánico son hereditarios, por ejemplo si el padre tiene o tuvo alguna vez episodios de ataques de pánico, su hijo es más propenso a padecerlos.

Si bien no se ha demostrado científicamente, también parece haber una conexión entre los ataques de pánico y los momentos cruciales en la vida de una persona, por ejemplo entrar en un nuevo trabajo, casarse, el nacimiento de un hijo.

Los ataques de pánico pueden ser causados por condiciones médicas y otras causas físicas. Se ha investigado también sobre la influencia directa del estrés en los episodios de ataque de pánico. Una persona que vive situaciones altamente estresantes o padece estrés comúnmente, es probable que pueda llegar a tener ataques de pánico aislados o en ocasiones pueden llegar a ser recurrentes.

Síntomas

  • Taquicardia
  • Aceleración del pulso
  • Dolor en el pecho
  • Irradiación del dolor a nivel del cuello (sensación de que aprieta el cuello)
  • Falta de aire y sensación de asfixia
  • Desmayo
  • Sudoración en las manos
  • Mareos
  • Vértigo
  • Cuando alguien está ansioso se afecta el oído, creándose así una base orgánica, combinándose lo afectivo y lo somático
  • Situaciones similares a las que les pasa a una persona cuando está haciendo un infarto
  • Sensación de muerte
  • Miedo a volverse loco
  • Dilatación de la pupila
  • Hipersensibilidad auditiva
  • Entumecimiento u hormigueo

Oro elemento que acompaña al ataque de pánico es la agorafobia, es decir, el temor a los espacios abiertos. Cuando este síntoma aparece con fuerza puede ser un elemento, un sentimiento muy limitante, hasta el extremo de no salir de la casa. Por ejemplo si una persona tiene una crisis de pánico cuando está en la calle, en el estadio o en cualquier lugar, luego este se sentirá inseguro y tendrá miedo a que les vuelva  a pasar en esos lugares, pues el sujeto asociara  esos lugares con el ataque de pánico.

Trastorno de pánico

Trastorno de pánico

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico son varias crisis de pánico y en el medio, el temor a que vuelva a pasar, por tanto el mismo se vuelve más crónico que la crisis de pánico.

Este trastorno, es un desorden de ansiedad caracterizado por recurrentes ataques de pánico. Estos ataques recurrentes generan en el sujeto ansiedad extrema de no poder saber si otro episodio de ataque de pánico le volverá a ocurrir y cuando será.

Según Freud…

La auténtica crisis de pánico no tiene una representación mental, no tiene un conflicto, sino tiene un defecto en el aparato psíquico que no le permite tramitar algunas cosas. Para Freud es energía libidinal sexual que no se puede descargar y se tramita expresada en el cuerpo (cabe remarcar que Freud no habló de ataque de pánico sino de neurosis de angustia, donde describe casi idénticamente los síntomas característicos del ataque de pánico).

Tratamiento

Hay muchos tratamientos eficaces y estrategias de afrontamiento que pueden ser utilizadas para minimizar los síntomas o hacerle frente a los mismos.

Los ataque de pánico pueden ser tratados con terapia, para algunos, una de las más efectivas es la terapia cognitiva conductual. Esta terapia se focaliza en los patrones de pensamiento y comportamientos que están sosteniendo o desencadenando los ataques de pánico. Con la misma se busca llegar al foco de la crisis y de esta forma ayuda al individuo a darse cuenta cual fue el evento traumático (si lo hay) o la situación desencadenante del ataque de pánico para que el mismo pueda enfrentarla.

Para otros el tratamiento de la crisis de pánico es el medicamento, como ansiolíticos o un reguladores del humor, ya que no existe el conflicto porque no se puede tramitar.

Más información, ver video:

Fuente de la imagen: colectivocitasdevida@blogspot.com

cargando...

Puedes dejar un comentario a continuación: