Chiste y psicoanálisis

A través del chiste se transmite algo socialmente aceptado que de otra manera hubiese sido rechazado, pues trasmite prejuicios.

Se basa en los mecanismos del proceso primario, es decir, en la condenzación, el desplazamiento, la formación en lo contrario y la figurabilidad.

Adriaen Brouwer, Youth Making a Face. 1633

En el chiste no hay un conflicto de fuerzas, pues no hay un deseo de reprimir el acto, sino por el contrario provocan un reforzamiento en el yo. Está amortiguado por algo compartido, trae elementos que aportan al Narcisismo y por ende provoca satisfacción. A su vez pueden ser utilizados como mecanismos defensivos.


En los niños son bastantes superfluos y no tienen el principio de la censura. Muchas veces los niños repiten ciertos “chistes” por que los adultos se ríen, lo que no significa que los tomen como tal.

Si nos remitimos a las referencias bibliográficas Freud en 1905 habló del chiste aunque en las conferencias de 15` se disculpa por haber tratado el tema. En la década del 20` lo vincula a la creación literaria y lo considera como elemento a estudiar en cuanto a la tramitación de contenidos producidos por procesos inconscientes.


Fuente de la imagen: ruyhenriquez.wordpress.com

Puedes dejar un comentario a continuación: