Crisis de los 30 años: ¿Qué debemos tener en cuenta?

Crisis de los 30 años: ¿Qué debemos tener en cuenta? post image

Crisis a los 30 años

Cuando se acerca el umbral de los 30, tiende a generarse en algunas personas una crisis evolutiva, a la que le llamamos la crisis de los 30’s.
Cabe remarcar que toda crisis evolutiva implica cambios, y esta crisis conlleva transformaciones a la hora de pensar la adultez y de pensarse como adulto, lo cual implica una creación, de sí mismo y de un nuevo entorno si se desea.

Al pasar por esta crisis las personas que se encuentran llegando a esa edad, pasan por un dilema existencial en el cual tienden a cuestionarse varios aspectos de su vida.

Ya no tenemos 20 años, hemos cambiado, lo que conlleva abrirle la puerta a las responsabilidades, incertidumbres y cambios radicales que irán irrumpiendo poco a poco en lo que es nuestra manera de vivir.


Quizás ese futuro idílico con el que fantaseamos no es el que tenemos, y en ese momento nos comenzamos a hacer una serie de preguntas para intentar resolver porque estamos donde estamos.

A partir de los 30 se comienza a mirar hacia atrás, lo que se ha dejado, lo que se podría haber realizado, a donde se podría haber llegado, etc; pero también se mira hacia adelante, hacia donde se llegó, que es lo que se espera de ahora en más, y también nos preguntamos si hay tiempo para cambiar ciertas cosas.

En esta etapa tomamos consciencia de que quizás no estamos en el lugar donde queríamos estar y posiblemente no llegamos a el lugar donde queríamos llegar.


Es como mirarse en en un espejo al que teníamos guardado en el sótano desde hace muchos años y ver una imagen a la cual siempre temimos pero nunca tuvimos el valor de enfrentar.

Es normal dentro de esta crisis sentir que nos falta algo en la vida que nos hace sentir incompletos, ya sea desde el plano sentimental, social, laboral o personal.

”El otro día le pregunta a un hombre de 31 años si había tenido su crisis. Y me dijo que no, que simplemente no sabía ni a donde había llegado ni hacia dónde iba. Y justamente, esa es la crisis de los 30’s” Palabras de Sergio Alonso (Psicoanalista Español).

Erik Erikson (Psicoanalista estadounidense de origen Alemán), en su teoría de desarrollo psicosocial postuló que, la personalidad es influenciada por la sociedad. Y es sabido que la cultura de cada sociedad y el entorno en el que nos encontramos son la base de la conducta y personalidad de las personas, por tanto la personalidad de cada sujeto puede tener variaciones en el transcurso de los años. Un momento crucial en el que pueden cambiar varios aspectos de la personalidad es cuando se está pasando por las crisis de los 30’s.

En la mayoría de las personas el ”yo” nunca termina de desarrollarse; pues para esto se deben de tener concluidas y satisfacer todas las necesidades de un individuo, y recién en ese momento el ‘’yo’’ podrá desarrollarse saludablemente.

A menudo quienes pasan por la crisis de los 30 años, se sienten perdidos dentro del universo, angustiados, ansiosos, decepcionados, y con una gran incertidumbre a futuro.

Los problemas más comunes al llegar a la década de los 30 años:

Tomar consciencia del tiempoclock

Ya pasamos los 20’s, y en un abrir y cerrar de ojos quizás ya estemos en los 40’s, esto nos hace tomar consciencia de que nuestra juventud ya ha terminado, ahora somos adultos-jóvenes y vamos en camino a la etapa de adultez.

En esta etapa se atraviesa una crisis creadora, innovadora y fermental, lo cual conlleva peligros y posibilidades y nos permite repensar críticamente nuestra existencia previa.

Este es el momento de asumir ciertas responsabilidades, y cambiar lo que hasta el momento, limita nuestra felicidad.

Reflexionar sobre el pasadomirror

Este es el momento en que nos vemos reflejados en nuestra infancia y nos cuestionamos acerca de dónde hemos estado y como hemos llegado aquí.

En esta etapa surgen diferentes interrogantes. Algunos ejemplos: ¿Por qué elegí esta carrera? ¿Por qué dejé de hacer lo que me gusta?¿ Por qué tomé esa decisión? ¿Por qué tomé este trabajo?. Estas interrogantes a menudo siguen sin resolverse por un periodo de tiempo determinado por cada sujeto.

Los cuestionamientos existenciales sobre el pasado, vienen acompañados generalmente de sentimientos de culpa, irritabilidad, depresión, incertidumbre, inseguridad, ansiedad e impotencia.

Reflexionar sobre el futuro

Familia e hijos

“El sujeto puede vivir en la peor de las miserias, pero no puede vivir una vida sin sentido” Jacques Lacan

Y esto es a lo que nos referimos cuando hablamos de reflexión a futuro…

Algunos pensamos que a los 30 ya vamos a tener resueltos una gran cantidad de temas, mas nos damos cuenta que nuestro futuro aún está en vías de construcción.

¿No hay un camino en la carrera que hemos elegido?, ¿el trabajo se nos torna aburrido o demasiado competitivo?, ¿aún no tengo mi propia familia?, ¿y mi casa propia?. Pues sí, estas interrogantes son las que generalmente se plantean al pasar por esta crisis alrededor de los 30 años. Si estos son tus planteos, estas en el momento exacto para volver a evaluar.

Aún hay tiempo para la escuela de posgrado en algo nuevo o incluso si lo prefieres comenzar otra carrera donde creas que encontraras una verdadera vocación. Puedes salir a buscar otro empleo si crees que el tuyo no te hace feliz o no llegarás a donde deseas con el mismo.

En tanto la crisis de carácter ”pareja e hijos” que se produce a los 30’s, surge porque el sujeto comienza a darse cuenta que el tiempo corre, que quizás ya se encuentre demasiado adulto para algunas cosas, que ya es tiempo de formar una familia con una pareja estable e hijos.

¡Pues adelante! Es momento de esperar a que el amor llegue (si aún no ha llegado), o salir en busca del mismo.
Si ya te encuentras en pareja quizás sea el momento de dar el siguiente paso y evaluar la posibilidad de comenzar a buscar sus propios hijos.

Más información, ver video:

Puedes dejar un comentario a continuación: