Personalidad y carácter: Conceptos y diferencias

personalidad vs carácter

Muy a menudo utilizamos las palabras carácter y personalidad para referirnos  a comportamientos particulares o la suma de comportamientos de una persona. Pero estos términos se usan indistintamente y de forma intercambiable, lo que es un grave error, puesto que no significan lo mismo.

A continuación definiremos y mostraremos las diferencias entre personalidad y carácter.

¿Qué es la personalidad?

“La personalidad son las características o mezcla de características que hacen a una persona única” (Weinberg y Gould, 1999).


La personalidad es un conjunto de cualidades y rasgos  innatos que definen la manera de ser de una persona.
Esta tiene origen desde el nacimiento. Un bebé ya tiene personalidad propia y aunque ésta no se encuentra bien definida aún, se irá desarrollando a medida que el bebé crezca y aumente su interacción socio-cultural, principalmente con su entorno.

Durante los primeros cinco años de vida, el desarrollo de la personalidad dependerá de la interacción del instinto y el ambiente.

La personalidad se refiere a las diferencias individuales en patrones característicos de pensamiento, sentimiento y comportamiento.


La visión ideográfica  sobre la personalidad afirma que cada persona tiene una estructura psicológica única y algunos rasgos son poseídos solamente por una persona, a diferencia de la visión nomotética, que hace hincapié en la comparabilidad de los individuos.

Podemos considerar  que diferentes personas presentan una misma personalidad porque presentan rasgos de comportamiento similares; pero eso no es cierto, pues cada persona es única e irrepetible, al igual que su personalidad.

Según los rasgos de un individuo se pueden organizar diferentes tipos de personalidades: divertidas, extrovertidas, enérgicas, optimistas, pesimistas, confiadas, desconfiadas, serias, perezosas,  tímidas, nerviosas, sensibles, insensibles, cariñosas, entre otros.

La personalidad según Freud

Personalidad FreudPara Freud la personalidad es desarrollada a través de la interacción entre la naturaleza (instintos innatos), los procesos inconscientes y el entorno (influencias de los padres).

“A medida que un niño se mueve a través de diferentes etapas del desarrollo, la ubicación de la libido, y por lo tanto las fuentes de placer, cambian” (Freud, 1905).

En la adultez la personalidad emerge como el conjunto de experiencias de la primera infancia. La misma es moldeada a través de cómo se procesen consciente e inconscientemente dichas experiencias en las etapas de desarrollo humano.

Algunos sujetos no logran satisfacer las necesidades requeridas en cada etapa del desarrollo. Cuando esto ocurre, los resultados pueden ser psicopatologías como los trastornos de personalidad -una condición mental que altera los patrones normales de la personalidad-.

Fases de la personalidad

Freud creo 5 fases de la personalidad según su teoría del desarrollo afectivo sexual:

Oral (0 – 18 meses): Fijación en todas las cosas orales. Si no se cumple esta fase, existe la probabilidad de desarrollar hábitos o comportamientos orales negativos.
Anal (18 meses a 3 años): Esta fase se relaciona principalmente con las heces y el desarrollo de hábitos para el control de esfínteres.
Fálica (3 – 5 años): Sus órganos genitales se vuelven su objeto de estudio y fuente de placer.
Latencia (5 – 12 años): Se desarrollan sentimientos sexuales latentes sanos para el sexo opuesto.
Genital (a partir de los 12 años): Todas las tareas de las cuatro etapas anteriores se integran en la mente, permitiendo el inicio de sentimientos y comportamientos sexuales saludables.

¿Qué es el carácter?

El carácter hace referencia a un conjunto de valores y creencias que definen el comportamiento del sujeto hacia los demás y hacia él mismo. El mismo depende de las experiencias aprendidas y vividas dentro de las relaciones tempranas.
El aprendizaje que da lugar a la formación del carácter proviene de la interacción del sujeto con su entorno cercano y el entorno social.

Se puede asumir que el carácter es el factor que determina y controla la conducta de un individuo.

Según podemos observar, la definición de personalidad que propone Freud se asemeja notoriamente a lo que sería la formación del carácter del individuo; esto ocurre porque es el carácter quien compone a la personalidad, por eso encontramos una relación finita entre los dos conceptos.

Cabe remarcar que la mayor diferencia entre personalidad y carácter es, que la personalidad es innata y el carácter se va formando conforme el individuo crece y aumentan sus vivencias.

Más información, ver video:

Puedes dejar un comentario a continuación: