Principio de placer – Principio de realidad

Tanto el principio del placer como el de realidad son dos principios, -y valga la redundancia-, que rigen el funcionamiento mental.

Según el principio del placer el conjunto de la actividad psíquica tiene por finalidad evitar el displacer y procurar el placer. Dado que el displacer va ligado al aumento de las cantidades de excitación y el placer a la disminución de las mismas, el principio de placer constituye un principio económico en materia energética. Cuando el bebe nace es puro principio de placer.

Principio de placer - Principio de realidad

Ambos principios forman un par, modificando el principio de realidad al de placer en la medida que logra imponerse como principio regulador. La búsqueda de la satisfacción ya no se efectúa por los caminos más cortos como cuando bebes sino mediante rodeos y aplaza su resultado en función de las condiciones impuestas por el mundo exterior. Por ejemplo, si un bebe quiere orinar lo hace en el momento, mientras que siendo adultos y si estamos en una reunión, aplazamos las ganas de orinar, en pro de otros fines.

Desde el punto de vista económico, el principio de realidad corresponde a una transformación de energía libre en ligada, desde el punto de vista tópico caracteriza esencialmente al sistema PRCC-CCC y desde el punto de vista dinámico se basa sobre cierto tipo de energía pulsional que se hallaría más especialmente al servicio del yo.


1 comment… add one

  • marvin campos

    es muy interesante el tema que se dado a demostrar

Deja tu comentario