Psicólogo comunitario: Su rol desde la teoría del Choque cultural de Rebellato

Enfrentado al trabajo de campo todo psicólogo comunitario experimenta un choque o contradicción que Rebellato llama “choque cultural” o “choque ético-cultural”. Es decir, experimenta la contradicción en su rol, entre lo que es su estructura de personalidad y la realidad de los sujetos con lo que va a trabajar.

Rol del psicólogo comunitario

Rol del psicólogo comunitario

Este “choque cultural” despierta sustratos inconcientes y concientes de la personalidad del profesional, tales como: sentimiento de culpa, angustia, deseos de poder, reafirmación de su rol profesional, necesidad de valoración , entre otros.

Pero si esta situación no es objeto de auto- reflexión, tal como lo dice Rebellato, se oculta un conflicto que es puramente un conflicto entre mundos y lógicas diferentes. Y como todo conflicto reprimido genera situaciones ambiguas y falsas soluciones prácticas a su rol profesional. En tanto, desde el punto de vista psicológico, generar espacios para la reflexión sobre lo que este choque implica un sano ejercicio.


No se trata, en tanto, de hacerle frente, por así decirlo, a este choque intentando ocultar las diferencias, pues llevaría a anular el rol del psicólogo comunitario que consiste justamente en crear las condiciones necesarias que permitan desafiar, reflejar y desarrollar las resistencias transformadoras que hay en todo saber popular.

La no directividad, el tratar de ser igual contradice el  papel del psicólogo y encierra un temor oculto a desarrollar su rol de agente externo que es justamente el rol que le permite desde el punto de vista metodológico, crear las condiciones para que los sectores con los que se trabaja puedan autodescubrir- parafraseando a Rebellato-, el mundo de ilusiones y apariencias que ocultan las verdaderas contradicciones de la realidad. En tanto, se podría decir, que el psicólogo comunitario es o debería ser un agente catalizador que estimula el protagonismo de los propios sectores populares.


Por lo tanto, es importante destacar que el psicólogo que trabaja desde y con las comunidades, nunca podrá apostar a un proceso de autorreflexión emancipatoria de los sectores populares si él mismo no se somete a este proceso de autorreflexión constante.

Fuente de la imagen: huffingtonpost.com

Puedes dejar un comentario a continuación:

  • Psicologos en Barcelona

    Yo también creo que un psicólogo debe realizar un proceso de autorreflexión constante, pero como siempre, verse a uno mismo es lo más difícil.
    Saludos