Seres humanos y construcción de la identidad

En la década del ´60 Mc. Luhan habla de que el mundo se convierte en una aldea global. Si bien de alguna manera ésto es así, sobre todo por el influjo de los medios masivos de difusión, ésto es paradójico puesto que  por un lado estamos globalizados, masificados a nivel mundial, y por otro lado ignoramos al que tenemos al lado.

Construcción de nuestra identidad

Construcción de nuestra identidad

El ser humano es el único animal de la escala zoológica que no puede sobrevivir por sí mismo al nacer,  lo que condiciona su inserción social porque viene  a configurarse como un potencial biológico que sin un ambiente no llega a desarrollarse. Ya lo decía Aristóteles, sin sociedad no hay hombres, sino algo menos: un monstruo, o algo más: un Dios.


La individuación conduciría a la construcción del sí mismo, tal como la socialización al ser social, siempre en un continuo proceso de reciprocidad, es decir, el tema es como se van desarrollando los vínculos, y justamente que es lo que va pasando en este proceso de desarrollo, donde parti mos de la dependencia absoluta hacia la independencia. Porque en definitiva, nunca somos totalmente independientes. Van variando las formas de dependencia y de independencia, pero siempre estamos en un contexto social que nos condiciona.

Lo importante, es que como sujeto me voy a reconocer en una historia y los demás me van a conocer en esa historia, ésto es la identidad precisamente, la continuidad de mí mismo a lo largo del tiempo. O sea que, de alguna manera el proceso de individuación lleva a la construcción de la identidad. El proceso de socialización está directamente vinculado a la ideología. La adquisición de la identidad implica que uno se reconozca a sí mismo en el tiempo. Y parafraseando a Bruner, J., somos lo que podemos narrar de nosotros mismos y lo que el otro puede decir que somos.


Fuente de la imagen: radiocontempo.wordpress.com

Puedes dejar un comentario a continuación: