Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo

Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo post image

Comportamiento obsesivo-compulsivo

Los sujetos con trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo presentan un patrón general de preocupación por el orden, perfeccionamiento y control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, espontaneidad y eficiencia.

Las personas con este tipo de trastorno pueden permanecer varias horas del día aisladas, ocupándose de que todo los que los rodea este en perfecto estado y esto a su vez interfiere con sus relaciones familiares y sociales. También puede tener un efecto negativo dentro de su educación y su forma de actuar en el trabajo.

Signos característicos:

  • Preocupación por el orden
  • Búsqueda y exigencia  de la perfección, para sí y para los demás, lo que interfiere con la realización y finalización de tareas
  • Control de afectos, raramente expresan cariño, llanto o bronca
  • Rígidos, poco flexibles
  • Preocupación por detalles, normas, listas, organización, horarios que a veces hacen perder el objetivo central de la actividad
  • Dificultad para acabar las cosas
  • Dedicación excesiva al trabajo y productividad con exclusión de las actividades de ocio y amistades
  • Dificultad para descansar o tomarse vacaciones
  • Excesivamente tercos e inflexibles
  • Escrupulosos y moralistas (resaltan la moral, la ética y los valores)
  • Coleccionistas, les cuesta tirar algo
  • Reacios a delegar tareas o a trabajar con otros, a no ser que se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas
  • Avaros, el dinero se conserva por catástrofes futuras
  • No son conscientes de que las personas se enfadan por su comportamiento
  • Respetuosos con la autoridad
  • Gran concentración en el trabajo doméstico
  • Las actividades recreativas las toman como tareas serias y organizadas
  • Críticos despiadados de sus propios errores
  • Se irritan cuando los demás sugieren otras alternativas posibles

obsesivo


Según información proporcionada por betterhealth, podemos afirmar que a medida que el trastorno obsesivo-compulsivo se torna más grave, ‘evitar’ puede convertirse en un problema cada vez mayor. La persona puede evitar cualquier cosa que podría desencadenar sus miedos obsesivos, lo que puede hacer que sea difícil para estas personas realizar algunas de las actividades diarias. Algunas personas incluso pueden evitar salir de sus casas para no enfrentarse con la “imperfección” del mundo exterior.

Este trastorno puede complicarse a menudo por la depresión y otros trastornos de ansiedad, incluyendo ansiedad social, trastorno de pánico y de ansiedad por separación.


Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo se sienten a menudo avergonzados de sus síntomas y hacen un gran esfuerzo en ocultarlos.

Antes de identificar y tratar la enfermedad, las familias pueden involucrarse profundamente en los rituales de la víctima, que puede causar angustia y trastornos a los miembros de la familia.

Fuente de la imagen: elcuadernodesamuel.blogspot.com

Puedes dejar un comentario a continuación: