Los estudiantes de medicina deben estudiar psicología

Conexión cuerpo y mente

En este artículo hablaremos acerca de estas dos disciplinas que tienen un objeto de estudio en común: el ser humano; y argumentaremos acerca de por qué los médicos deberían estudiar psicología, o mejor dicho, por qué debería de incluirse la psicología en la carrera de medicina.

Conexión cuerpo y mente

Es sabido que la psicología y la medicina comparten un mismo objetivo: el bienestar de las personas. También sabemos que el estado emocional influye en el estado físico y viceversa; esta relación directa es lo que llamamos “conexión cuerpo y mente”.

Dicha conexión fue postulada por Rene Descartes (1596-1650) en su teoría del dualismo cartesiano o dualismo de sustancias; esta teoría intentó demostrar que la mente a través de la glándula pineal, podía ejercer control sobre el cerebro .


Si bien existen diferentes teorías acerca de la conexión mente y cuerpo, la psicología es vista como un tema poco científico por muchos practicantes de medicina. Claramente no la podemos comparar  con la cirugía, la medicina de emergencia, y muchos otros campos de  la medicina. Pero eso no significa que la psicología sea una disciplina poco relevante.

Relación psicología-medicina

La psicología  al igual que la medicina utiliza métodos científicos para aprender sobre las diversas aflicciones de nuestra especie y cómo aliviarlas o curarlas. Por este motivo, creemos que esta debería ser tomada como una rama real de la medicina, puesto que  la psicología se basa en la evidencia y la investigación para realizar sus teorías.

En la primera mitad del siglo XX, hubieron muchas oportunidades de interacción entre los psicólogos y la profesión médica, y si bien los psicólogos ganaron varias batallas acerca de condiciones médicas de la salud mental, los practicantes en medicina los seguían considerando poco metódicos, y afirmaban que los métodos psicológicos carecían de investigación.


medico-paciente

La Psicología, durante la mayor parte del siglo XX no fue considerada una parte necesaria de la educación médica y los psicólogos eran considerados complementarios en la práctica de la Medicina.

Cada vez más las escuelas de medicina han comenzado a  reconocer la importancia de la psicología dentro de la medicina; sus interrogantes acerca de la intervención de los factores “psíquicos” en la enfermedad -especialmente la enfermedad mental- llevaron a algunos médicos y psicólogos a realizar investigaciones, y en base a datos de más de un caso clínico de psicología pudieron argumentar que los estudiantes de medicina necesitan estar informados sobre cuestiones psicológicas. 

Un ejemplo de la dualidad psicología-medicina es el proceso de salud-enfermedad, donde se aborda  al ser humano en su complejidad, intentando interrelacionar diferentes niveles de análisis y tomando aspectos biológicos, psicológicos y también sociales.

Este proceso nos permite salir de el reduccionismo dicotómico, donde sólo se aborda lo psicológico, o lo social o lo biológico por separado.

La empatía y la relación medico-paciente

Es necesario que un médico sepa abordar diferentes aspectos psicológicos en su consulta, además de tener en claro los procesos necesarios que ayudan a mejorar el bienestar de su paciente. Dentro de estos procesos se encuentra la empatía.

Hay  diferentes afirmaciones acerca de si un médico debe ser empático con su paciente o no. Algunas posturas enfatizan la importancia de no involucrarse con sus pacientes, el argumento es que el médico independiente debe ser capaz de tomar decisiones objetivas con respecto al cuidado de su paciente.
Otras posturas hacen hincapié en que el tratamiento exitoso de los pacientes depende de las interacciones entre el paciente y el médico.

La empatía es un elemento fundamental para cualquier tipo de relación humana. Pero lo que sucede habitualmente en la relación entre los profesionales de la salud  y los pacientes, es que el vínculo empático se desarrolla dependiendo de las capacidades naturales de cada profesional, ya que en general, éstos carecen de la formación necesaria para implementarlo.

Es necesario que existan programas que construyan una base sólida para la interacción empática entre medico-paciente, y  se les brinden las herramientas necesarias para ser comunicadores eficaces y médicos expertos.

También es importante que el médico posea habilidades de comunicación suficientes para transmitir la sensación que está experimentando al paciente.

Puedes dejar un comentario a continuación: