Principio de placer – Principio de realidad

Principio de placer, principio de realidad

Tanto el principio del placer como el de realidad son dos principios psicoanalíticos propuestos por Sigmund Freud (padre del psicoanálisis), que rigen el funcionamiento mental.

Principio de placer

Según el principio del placer el conjunto de la actividad psíquica tiene por finalidad evitar el displacer y procurar el placer. Dado que el displacer va ligado al aumento de las cantidades de excitación y el placer a la disminución de las mismas, el principio de placer constituye un principio económico en materia energética.

Este proceso se esfuerza por ganar placer; la actividad psíquica se retrae de cualquier acontecimiento que pueda provocar desagrado.


Ej de principio de placer: Uno de los ejemplos más claros que muestra el dominio y poder de este proceso son los sueños y nuestra tendencia a despertarnos de las impresiones angustiosas.

placer-realidad

Principio de realidad

El principio de la realidad es exactamente el contrario del principio del placer; el mismo está gobernado por el “yo”, que controla la mentalidad de gratificación instantánea del “ello”.


En este principio se presenta en la mente algo que no solamente es agradable, sino lo que es algo real, aunque puede llegar a ser desagradable.

Desde el punto de vista económico, el principio de realidad corresponde a una transformación de energía libre en ligada, desde el punto de vista tópico caracteriza esencialmente al sistema PRCC-CCC y desde el punto de vista dinámico se basa sobre cierto tipo de energía pulsional que se hallaría más especialmente al servicio del yo.

La búsqueda de la satisfacción y el mundo exterior…

Ambos principios forman un par, modificando el principio de realidad al de placer en la medida que logra imponerse como principio regulador. La búsqueda de la satisfacción ya no se efectúa por los caminos más cortos como cuando bebes sino mediante rodeos y aplaza su resultado en función de las condiciones impuestas por el mundo exterior. Por ejemplo, si un bebe quiere orinar lo hace en el momento, mientras que siendo adultos y si estamos en una reunión, aplazamos las ganas de orinar, en pro de otros fines.

Estos dos principios pueden ser comparados con el triunfo de la razón sobre la pasión, la cabeza sobre el corazón y la mente racional sobre emocional.

Puedes dejar un comentario a continuación:

  • Pingback: Proceso primario-Proceso secundario()

  • marvin campos

    es muy interesante el tema que se dado a demostrar

  • Yuli Montoya

    es muy corto y resumido, le falta más teoría y explicación pero de igual forma esta bien