Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Trastorno déficit de atención e hiperatividad

¿Alguna vez has tenido problemas para concentrarse o te ha costado quedarte quieto? ¿Actúas impulsivamente sin pensar en las consecuencias? Si esto sucede habitualmente quizás estamos frente a un problema de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. 

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad se caracteriza por síntomas que incluyen la incapacidad de mantener la atención centrada en una tarea, problemas en  la organización tareas y evitar cosas que requieren esfuerzo y seguimiento.

Este trastorno comienza en la infancia, aunque puede no ser diagnosticado hasta más adelante en la vida.


A menudo, quienes padecen TDAH pueden presentar problemas de hiperactividad (inquietud, hablar excesivamente, inquietud) e impulsividad (dificultad para esperar su turno o con paciencia).

Según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, para que un individuo pueda ser diagnosticado como padeciente de TDAH deben de cumplirse los siguientes criterios:

  • El individuo manifiesta conductas de TDAH o algunas de ellas de forma desproporcionada comparado con los otros niños de su edad y respecto a su grado de desarrollo.
  • Los síntomas están presentes desde una edad temprana (antes de los 12 años).
  • Le afecta al niño en al menos dos ambientes distintos de la vida: escolar, social y/o familiar.
  • Deteriora significativamente su calidad de vida.
  • Las conductas correspondientes a este trastorno no son causadas por un problema médico, tóxico u otro problema psiquiátrico.

Cuando se cumplen esos criterios se puede afirmar que el niño padece un Trastorno de déficit de atención e hiperactividad.


Déficit de atención

Síntomas del TDAH

  • Patrón persistente de falta de atención y / o hiperactividad-impulsividad
  • Errores graves por falta de atención en tareas escolares, trabajos u otras actividades
  • No escucha atentamente cuando se le habla
  • Deja frecuentemente tareas incompletas (tareas escolares, domésticas u otras)
  • Presenta dificultades ante la organización de tareas o actividades
  • Se dispersa fácilmente ante estímulos extraños
  • Usualmente deja el asiento en el aula de clases o en otros eventos donde halla que mantenerse sentado
  • Presenta dificultades para jugar o participar en actividades que requieran estar en silencio
  • Presenta dificultades para aguardar su turno
  • Interrumpe frecuentemente conversaciones o juegos de otros

Tratamiento del TDAH

Este trastorno suele tratarse con medicamentos estimulantes, como Ritalin, los cuales serán recetados por su psiquiatra de confianza.

Si bien la medicación ayuda a disminuir los síntomas de este trastorno, la misma por sí sola no ayuda resolver todos los problemas de atención e hiperactividad del paciente.

Una vez que algunos de los problemas de conducta están bajo control, el niño puede ser capaz de comprender mejor las consecuencias de su comportamiento. Para ayudarle a comprender los comportamientos y las consecuencias de los mismos debemos derivar al niño a un psicoterapeuta .

La psicoterapia funciona como complemento de la medicación para lograr una mayor eficacia en el tratamiento. En la consulta, el psicoterapeuta ayudará a el niño a hablar acerca de pensamientos y sentimientos perturbadores y explorar patrones de conducta autodestructivos; de esta manera se logra que el niño sea consciente de sus comportamientos y se lo ayuda para que pueda controlarlos.

Puedes dejar un comentario a continuación: